Constelación de Aries

La constelación de Aries, también conocida como el carnero es una de las tantas 88 contenciones que existen en la astronomía moderna. 

Además, es una de las constelaciones del zodiaco, la cual se encuentra entre dos constelaciones, que son al oeste con Piscis y al este con Tauro.

La constelación de Aries es considerada como un signo príncipe, por lo que es catalogada como una de las más importantes pertenecientes a la cosmología.

Aries se caracteriza por tener 86 estrellas y por tener una lluvia de meteoritos, la cual lleva por nombre Ariétidas diurnas.

¿Cómo encontrar la constelación de Aries?

La constelación de Aries se ubica en el hemisferio norte y  colinda con las cinco constelaciones (Cetus, Perseus, Piscis, Tauro y Triangulum), tiene una magnitud que ocupa 441,4 grados cuadros del cielo.

El mejor mes para poder ver constelación de Aries es el mes de Diciembre, el cual es completamente visible a un grado de entre 58º S y 90º N, y puede ser visible de manera parcial entre 79º S y 85º S.

Estrellas principales de constelación Aries

Algunas de las estrellas principales de la constelación Aries son:

  • Hamal (α Arietis): Esta es la estrella más brillante que tienen la constelación, la cual se caracteriza por ser un gigante naranja que se encuentra rodeada de varios grupos de estrellas. Esta tiene una magnitud de 2,01.
  • Sheratan (β Arietis): Esta es la segunda estrella más brillante que tiene Aries, esta es una estrella binaria espectroscópica que tiene un color blanco.
  • Mesarthim (γ Arietis): Esta estrella binaria es la tercera más importante de la constelación de Aries, sus dos estrellas se encuentran separadas por 8 segundo de arco, además, solo una de ellas es catalogada como una estrella ligeramente variable.
  • 53 Arietis: Es una estrella azul-blanca subgigante que tiene un magnitud aproximada de 6,13. También es catalogada como gigante amarilla.

Cuerpos celestes de Aries

La ubicación de Aries permite que se puedan ver y localizar diferentes cuerpos celestes, entre ellos: galaxias irregulares, galaxias espirales y enanas.

Uno de los objetos que se pueden ver es el NGC 772 AR, que es una galaxia espiral, el cual tiene en si varias galaxias satélites, una de ellas es la NGC 770.

Historia de la constelación de Aries

Aries fue catalogada por Ptolomeo, un astrónomo de la antigua Grecia, en el siglo II.

El carnero tiene un gran significado dentro de la mitología griega debido a que guardo una simbología de guerrero.

Asimismo, Aries es frecuentemente relacionado con el sol naciente, la primavera y las fuerzas que luchan entre la vida y la muerte.

Cada cultura tiene sus propias constelaciones y sus leyendas sobre las constelaciones de aries, pero es frecuente ver historias que se representan a dioses y semidioses que realizan grandes hazañas o momento históricos.

 

Hemisferio  Norte
Estrellas 86
Mes ‎Diciembre
Constelaciones colindantes Cetus, Perseus, Piscis, Tauro y Triangulum

 

Mitología de la constelación de Aries 

Atamante, rey de Tesalia y Néfele tenía dos hijos Frixo y Hele. El rey quedó viudo, pero no tardó en volver a casarse y tomó como esposa a Ino quien se convirtió en madrastra de Frixo y Hele. 

Años después el reino de Atamante sufrió una época de hambruna, para terminar esta aciaga etapa la reina Ino decidió sacrificar a los dos hijos de su esposo, el rey, sin embargo, este no era el fin para ellos. 

Hermes decidió ayudarlos y les salva la vida mediante un carnero alado, con el vellocino (la lana) de oro y dotado con el don de la palabra. Los dos niños parten rumbo a Asia encima del cordero, con la oportunidad de salvarse la vida y comenzar lejos de su hogar una nueva. 

Durante su viaje ocurrió una desgracia, Hele cayó al mar y por desgracia no logró salir de él, con angustia en su alma Frixo tuvo que seguir su rumbo acompañado de su cordero, pero aquel suceso quedó en la historia guardado, ya que aquella región marina tomo el nombre de Helesponto, en homenaje a Hele. 

Finalmente, Frixo llego a su destino, gracias a su valentía y al cordero que lo acompañaba, en Cólquida fue acogido por el rey Eetes quien además le concede en matrimonio a su hija Calcíope. 

En agradecimiento al acto de bondad de Eetes, Frixo sacrifica al cordero y el vellocino se lo ofrece al rey Eetes, el cual lo consagra a Ares y lo coloca en una encina en un bosque dedicado a su dios Ares, guardado por un dragón de lo más temido y por toros salvajes. 

En agradecimiento Zeus colocó a Aries en el cielo nocturno, y para la historia y los mitos la constelación de Aries es de poco brillo ya que el vellocino de oro se quedó en la tierra, justo donde lo colocó el rey Eetes.